Todo lo que necesitas saber sobre la ortodoncia para niños

Anticiparse a un problema es, a menudo, la mejor manera de solucionarlo. Y en el caso de los niños es una tarea muy sencilla si se acude al especialista a tiempo. La Asociación Española de Especialistas en Ortodoncia recomienda que la primera revisión de ortodoncia de un niño sea antes de los 7 años, cuando ya han empezado a salir los primeros dientes definitivos, puesto que es más fácil emitir un diagnóstico precoz sobre un mal crecimiento de los dientes o una mala postura de la mandíbula. Saber de la existencia de un problema de manera temprana permite aplicar el tratamiento oportuno en el momento adecuado.

¿Por qué es beneficioso un diagnóstico y tratamiento precoz?

Llevar al niño al especialista en ortodoncia infantil puede ayudarnos a corregir problemas estructurales que en un futuro desembocarían en una mala mordida, en apiñamiento de los dientes, etc. Se trata de conseguir que los malos hábitos no se conviertan en una costumbre para el resto de su vida. Gracias a la ortodoncia infantil se pueden llevar los dientes al lugar correcto dentro de la boca del niño, guiar el crecimiento de las mandíbulas, regular su anchura y tamaño, corregir rutinas que deforman la boca (tales como el chupete), dejar el espacio suficiente al niño para que pueda vocalizar mejor y tenga hueco para las muelas que le saldrán en unos años, y controlar que salgan todos los dientes y ninguno se quede acostado debajo de otro, entre otras muchas cosas. Teniendo en cuenta todas las ventajas, cabe el pensarlo dos veces antes de decir que no a la ortodoncia infantil.

Imagen4

¿Por qué mi hijo necesita aparato?

Si bien es cierto que se trata de una cuestión a la que debe responder un dentista, sí que podemos apreciar algunas costumbres o malos hábitos en la boca de nuestros hijos que evidencian la necesidad de llevar ortodoncia. Los síntomas más habituales son las dificultades para morder, la pérdida prematura o tardía de los dientes de leche, los dientes mal posicionados y que no encajan, morderse las mejillas o el paladar, y un tamaño desproporcionado de los dientes, entre otros muchos aspectos.

¿Puede mi hijo llevar una vida normal?

¡Claro que sí! La ortodoncia es cada vez más común, por lo que, en primer lugar, no es inusual ver a un niño con ortodoncia y, en segundo lugar, existen miles de protectores y remedios para que los pacientes lleven una vida de lo más normal: podrán realizar deporte, con la práctica podrán tocar instrumentos de viento, y con un poco de cuidado podrán comer de todo.

El consejo de FamilDent es que si has notado alguno de estos síntomas en tus hijos no lo dudes y acudas de inmediato a tu dentista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s