¿Por qué y cada cuánto hay que hacerse una limpieza dental?

¿Sientes con frecuencia que se te inflaman las encías? ¿Ves una placa amarillenta que se va apoderando de tus dientes y es tan dura que ni con el cepillo puedes retirarla? ¿Un escalofrío te recorre el interior de las muelas cada vez que bebes algún refresco con hielo? Quizá la solución sea mejorar los hábitos de higiene dental. Y una buena limpieza bucal.

¿Por qué tengo que someterme a una limpieza?

Muy sencillo: los instrumentos que utilizan los dentistas son mucho más certeros que nuestros cepillos de dientes, y llegan a lugares a los que nosotros no podemos ni tan siquiera acercarnos. La limpieza bucal consiste en quitar las manchas, el sarro y la placa bacteriana que se instala debajo de las encías y en los dientes. El proceso dura entre 30 y 40 minutos y no presenta ningún tipo de riesgo, por lo que cualquier persona con las encías sanas podría someterse a una.

Las limpiezas dentales o profilaxis dental constituyen una de las mejores maneras de prevenir caries, caída de dientes y enfermedades tan comunes como la gingivitis. Es un proceso muy sencillo y económico que puede mantener nuestra boca sana: refuerza el esmalte y la protección de los dientes, reduce la inflamación de las encías y deja la boca libre de placa bacteriana. Una condición excelente para mantenerla con unos buenos hábitos de higiene bucodental.

¿Cada cuanto me tengo que hacer una limpieza?

Los dentistas recomiendan someterse a una cada seis meses, aunque depende del paciente este periodo de tiempo puede ser mensual, trimestral o anual. Lo más apropiado es que le preguntes a tu dentista de confianza: el conocerá tu caso y podrá aconsejarte.

1461139647Limpieza-dental-madrid

¿Cómo se realiza una limpieza dental?

¡Tranquilos, que no duele! Es un proceso rápido. En primer lugar se identifican las zonas más afectadas por el sarro y por la placa bacteriana y se procede a retirarla. Estos agentes son la causa de enfermedades periodontales, así que resulta de vital importancia eliminarlos. Con ayuda de una herramienta de ultrasonidos y curetas diseñadas para ello, además de un chorro de agua a presión que contiene bicarbonato se acaba con el sarro y también con las manchas en los dientes.

A continuación se limpian las encías para evitar que acumulen grandes cantidades de placa y no se inflamen ni se irriten. Es habitual que se produzca algo de sangrado, como ocurre cuando nos cepillamos los dientes, pero no hay de qué alarmarse. Aunque pueda resultar algo molesto, el proceso solo durará unos minutos.

Después el dentista o higienista profesional, tras tener las encías más que limpias pasa hilo dental por entre los dientes para eliminar restos de comida, bacterias y otros agentes que atentan contra la salud de nuestra boca.

Para terminar se pulen los dientes usando una pasta con flúor y blanqueadora que deja los dientes algunos tonos más blancos. Al final el dentista aplicará un gel antiinflamatorio que ayudará a las encías a calmarse un poco después de tanto ajetreo.

Ahora que ya conoces la importancia de someterte a una limpieza bucal al menos una vez cada seis meses, ¿a qué esperas? ¡Ven a FamilDent!

Un comentario sobre “¿Por qué y cada cuánto hay que hacerse una limpieza dental?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s